DIECIOCHO AÑOS Y UN DÍA

 

Aunque suene a condena no lo fue, tan solo un pequeño descanso en lo a que a las competiciones se refiere , el día bien pudiera ser el de un volador despistado, que el año pasado en Ribafrecha observaba, como desde un escaparate, a un grupo de entusiastas que buscaba la excusa, a través de no se qué Liga Norte, para perseguir sus sueños.

Ese mismo día reflexioné sobre el espíritu que movía a este grupo de apasionados, que con  los años había conseguido dar la espalda a los egos y la cara a los sueños, primando por encima de la competición a las personas y sus “búsquedas”.

Ese último día de Liga Norte 2017, decidí volver en el dieciocho.

Las condiciones quisieron que fuese en Arangoiti…. tantas  veces conduciendo a sus pies camino de Castejón o Àger, pero solo en una ocasión lo había volado.

Después de una temporada tremenda, de condiciones meteorológicas imposibles, había ganas de volar y así se demostró con 60 inscritos en el primer día de la liga.

Las condiciones estupendas en la ladera y hacia el norte, lástima que la manga fuese hacia el Este. Lo cierto que los techos no eran muy altos y los Pirineos tienen aún una extraordinaria carga de nieve, sumado al espíritu “minimalista” (por el tema de las recogidas) de la liga, supongo que decantó al comité de pilotos por una  prueba más “sencilla”.

Lo cierto es que el exceso de humedad hizo que se cubriera todo el valle,  incluso de que algunas nubes descargaran lluvia condicionándonos el recorrido.

No nos quedó otra opción que después de Assó-Veral rodear por el norte, buscando el apoyo de los relieves, ya en sombra cuando llegamos, poco a poco la escasa brisa y la falta de insolación nos hizo aterrizar a todos.

La baliza de Somanes creo que solo la realizamos dos pilotos, pero la electrónica no me funcionaba y realicé todo el vuelo a “ojo”, perdiendo mucha altura en realizar esta última baliza, incluso sobrevolé primero el pueblo de Javierregay porque no tenía claro cuál de los dos pueblos era la baliza. En fin que tanto ven y vete me hizo desperdiciar mucha altura que hubiese necesitado para llegar a los relieves del norte de Araguás del Solano.

Decidí entonces jugar la última carta tirándome viento en cola por el valle a dos cerritos soleados junto al pueblo de Abay, por supuesto no funcionaron y aterricé pasado el pueblo.

De nada me sirvió el vuelo en lo que a los números se refiere (aunque fui el piloto que más se acercó al gol), porque me falló el ojo!!! Y en la baliza de las antenas, junto al despegue, no entré en el sector por poquísimos metros. A ver si para la próxima espabilo con la electrónica. ¡Qué pereza!

Por supuesto, una vez aterrizados todos, despejó y mejoró el día, algunos se consolaron con dulces, otros con salado y los más con alcohol.

En fin buen vuelo y mejor ambiente, lo único que podemos pedir es que la meteo nos permita reunirnos pronto de nuevo, aaaa!!! Y que el comité de pilotos nos mandé al norte, para disfrutar del Pirineo con mayúsculas.

 

Repetición de la manga

 

 

José Ramón Sáiz

  1. Cómo me gusta que vuelvas con nosotros…y cómo has evolucionado….Desde el ” viva la muerte” de potes a la capacidad de análisis que has desarrollado hay una gran evolución…y eso te hace de los mejores….un abrazo y bienvenido!!!

  2. Mario Arqué dice:

    Felicidades Joserra i bienvenido, ya nos metiste caña en Ribafrecha el otro año y ahora en Arangoiti todos vieron ese turbo cantábrico en la pista. Eres la prueba viva de que el vuelo no se olvida y de quien tuvo retuvo. Pero claro, quien te iba a decir que te encontrarias con una cacharrería semejante de instrumentos, configuraciones y parámetros. Antes volar y competir era otra cosa, ahora es lo mismo pero más tecnológico, por suerte, ya tienes el hardware dominado y grabado a fuego, solo te falta ponerte al dia con el software. Nada mejor para la Liga Norte que tener a esos grandes pilotos del Norte para frenar a los del Este.